Irgendwie, irgendwo, irgendwann

En los últimos tiempos han sucedido tres cosas tales que cada una de ellas ha estado suficientemente fuera de lo común como para ser, por sí misma, todo un acontecimiento singular. No sé cómo entonces podría definirse la coincidencia de las tres en una misma semana:

  1. Por una parte llegó a mis manos un DVD con las cien canciones más populares de los años 80 …en lengua alemana.
  2. Por si lo anterior no fuera suficientemente extraño, me dediqué a escucharlas todas durante varios días.
  3. Increíblemente hay tres canciones en alemán y de cuando yo era muy pequeño que me suenan.

Son Irgendwie, irgendwo, irgendwann y Neunundneunzig Luftballons, ambas de Nena, y Verdammt lang her de BAP [de].

No sé muy bien por qué, pero esas tres canciones me traen recuerdos de hace mucho tiempo.

De la primera, me gusta especialmente eso de «Die Zeit ist reif, für ein bisschen Zärtlichkeit» y no sé si es por la lírica, por el ritmo o, más probablemente, por la ilusión de que es uno de los poquísimos versos que —más o menos— entiendo.

Con la canción de BAP tuve un místico deja vú hace unos días, cuando encontré en una librería un volumen de Joseph Conrad, un autor que me sonaba de algo …y era de un verso de Verdammt lang her.